(+574) 868 70 59 psanpedromil@dsro.org

Oración al Señor de los Milagros

¡Oh Misericordia infinita

que me habéis tolerado hasta aquí, no me abandonéis!
Por mi salud eterna estáis en esa cruz.
  Todas vuestras sacratísimas llagas

están brotando misericordia.

Boca adorable de mi Salvador, no me condenéis.
Divinas manos de quien tengo todo lo que soy, no me castiguéis.
Permitid, Señor, que yo adore esos pies

tan celosos en buscarme y en solicitarme.

Corazón sagrado de mi Salvador,
Corazón siempre abierto a nuestra sincera conversión,
Corazón siempre dispuesto a recibir al pecador,

recibid mis humildes suspiros;
escondedme en ese asilo inviolable

en el día de vuestra misericordia
y haced que vuestra Sangre redentora caiga sobre mí 
para que lave todos mis pecados.

 Amén.

Madre llena de dolor, haced que cuando expiremos,
nuestras vidas entreguemos en las manos del Señor

Scroll to Top