(+574) 868 70 59 psanpedromil@dsro.org

El Sagrario

El Sagrario es el lugar para la Reserva de la Santísima Eucaristía.

La Instrucción General del Misal Romano pide que este lugar sagrado tenga las características que se mencionan a continuación.

Para cualquier estructura de la iglesia y según las legítimas costumbres de los lugares, consérvese el Santísimo Sacramento en el Sagrario, en la parte más noble de la iglesia, insigne, visible, hermosamente adornada y apta para la oración.

Como norma general, el tabernáculo debe ser uno solo, inamovible, elaborado de materia sólida e inviolable, no transparente y cerrado de tal manera que se evite al máximo el peligro de profanación. Conviene, además, que se bendiga según el rito descrito en el Ritual Romano antes de destinarlo al uso litúrgico.

Por razón del signo conviene más que en el altar en el que se celebra la Misa no haya sagrario en el que se conserve la Santísima Eucaristía.

Por esto, es preferible que el tabernáculo, sea colocado de acuerdo con el parecer del Obispo diocesano:

  • O en el presbiterio, fuera del altar de la celebración, en la forma y en el lugar más convenientes, sin excluir el antiguo altar que ya no se emplea para la celebración (cfr. n. 303);
  • O también en alguna capilla idónea para la adoración y la oración privada de los fieles, que esté armónicamente unida con la iglesia y sea visible para los fieles.

Cerca del sagrario, según la costumbre tradicional, alumbre permanentemente una lámpara especial, alimentada con aceite o cera, por la cual se indique y honre la presencia de Cristo.

Tomado de www.vatican.va, “Instrucción General del Misal Romano”, Nº 314-317

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • bootstrap slider
  • UNADJUSTEDNONRAW_thumb_2677
carousel jquery by WOWSlider.com v8.8


Scroll to Top