(+574) 868 70 59 psanpedromil@dsro.org

Descripción

Datos Históricos

La imagen del Señor de los Milagros estuvo 121 años en la pequeña capilla de la comunidad, desde que sucedió el milagro de “Tierra Negra”.

En septiembr​e de 1874, el Ilustrísimo Señor D. José Joaquín Isaza Ruiz ordenó la construcción de un nuevo templo en la Parroquia de San Pedro.

El Señor Cura Párroco, el Pbro. Fermín de Hoyos y el Pbro. Mariano de Jesús Eusse Hoyos (hoy Beato Padre Marianito), cura excusador de ese momento y sobrino del Párroco titular, procedieron a formar la Junta Directiva de Fábrica (dirigida por el Sr. Emigdio Rincón) para la construcción del nuevo templo, que fue entregado en 1895.

En 1896, Don José Milagros Gómez Piedrahíta donó el retablo de madera, obra de arte gótico para el Señor de los Milagros, la Inmaculada Concepción, San Pedro Apóstol y San José.

En 1905, Don José Milagros Gómez también donó el púlpito en madera

En 1930, el sacerdote eudista Pedro Lacroix Dollias trajo desde Francia el hermoso Via Crucis que aún se encuentra en el Santuario.

En 1943 el artista catalán José Claró fue comisionado por el Pbro. Antonio María Peña para que elaborara siete (7) pasajes del Nuevo Testamento, referentes a la vida de Jesús. Fueron entregados en 1948.

 

En 1961 el Pbro. Roberto Arroyave Vélez pide al artista español Juan Arco que elabore los hermosos Vitrales que adornan el Templo y en la parte inferior de cada uno consignó el nombre de las veredas y familias de los que los donaron.

En 1968, con la llegada de Mons. Luis Carlos Jaramillo se dio la adecuación del altar, el ambón, la sede, las capillas del Santísimo Sacramento y la Pietá. Igualmente, en su tiempo se embellecieron, en oro y plata, las columnas, arcos y techos. En esta labor, también hubo un aporte significativo del P. Ricardo Tobón Restrepo (actual Arzobispo de Medellín).

El 2 de mayo de 1974 el Templo del Señor de los Milagros fue solemnemente consagrado por el Excelentísimo Señor Joaquín García Ordóñez, Obispo de Santa Rosa de Osos.

El 17 de marzo de 1981, el Santo Padre Juan Pablo II le otorgó el título de Basílica Menor y el 14 de septiembre del mismo año, con la presencia del Cardenal Aníbal Muñoz Duque, el Nuncio Apostólico Mons. Angelo Acerbi, el Obispo Diocesano Mons. Joaquín García Ordóñez, muchos Arzobispos, Obispos y un gran número de fieles.

El Pbro. Horacio Medina Restrepo lideró la construcción de un mausoleo, en la parte baja de la Basílica, para acoger a algunos sacerdotes que trabajaron o nacieron en San Pedro.

En el año 2003, con el liderazgo del Pbro. Mario Alvarez Gómez, se realizó un trabajo complejo de estructuración del frontis de la Basílica, que amenazaba un gran desastre; se decoró la parte interior del templo; se construyó un lucernario, cuya dirección estuvo a cargo del Arq. Víctor Alfonso Restrapo A); se retocó en oro y plata toda la Basílica (trabajo que orientó Fabio Albeiro Muñoz Y); se adquirió un valioso órgano tubular, que había sido traído desde Francia en 1915 por los Padres Eudistas) y se reconstruyó el pináculo central, el cual fue inaugurado en el 2004. Adyacente a la Basílica, también se construyó el Museo del Señor de los Milagros.

Para celebrar los 25 años de la dignidad litúrgica de Basílica Menor, el mismo P. Mario encargó al artista sampedreño Juan Múnera Ochoa la realización de 20 pinturas sobre lienzo, que engalanan las naves laterales del Santuario.

Tomado del folleto que se publicó para conmemorar los 30 años del título de Basílica Menor. San Pedro de los Milagros, 2011

Arquitectura

La Basílica del Señor de los Milagros se levanta al costado occidente de la plaza central del municipio de San Pedro de los Milagros. Su monumental fachada apunta al naciente. Una fachada de carácter románico marca el acceso principal a sus tres naves. El ladrillo macizo esculpe sus líneas verticales, sus arcos de medio punto y sus arcos apuntados, los parteluces en el pináculo, los contrafuertes en sus fachadas laterales, el grosor de sus muros, etc. son los detalles románicos que se levantan en el exterior.

Su planta, dividida en tres naves orientadas en sentido oriente – occidente, se fundamenta en las columnas que sostienen el colosal peso, columnas de características jónicas, notables por su capitel decorado por una especie de equino decorado con ovas, un collarino y volutas a los lados (cuernos redondeados). Además su marcado éntasis en el fuste se delinea por sus 24 acanaladuras.

En su altar se materializa lo imponente del gótico, su marcada verticalidad apunta al centro del cielo en la cúpula central. Este altar, donde se encuentra el camarín del Señor de los Milagros, se sostiene por sus arcos apuntados y por sus calados vegetales que enmarcan cada espacio. Su cargada decoración es una fusión entre el románico, el gótico y el barroco, notable en los marcos de los cielos de las naves, decoración que se inmortaliza por el uso del oro y la plata, bañando sus líneas orgánicas y vegetales. Los tonos amarillos escogidos para su pintura, propios del barroco, complementan la decoracion en oro y aumentan la iluminación en el interior.

Tiene intervenciones en mármol: el piso del presbiterio, la decoración de las capillas de la Piedad y el Santísimo, el zócalo y los candelabros acentúan el basamento de sus paredes laterales y la construcción del penitenciario con piedras, definen su arquitectura interior.

En las naves laterales no existen bancas, con el fin de permitir una circulación mas fluida en la que se pueda apreciar la decoración de sus paredes y sus cielos, y un acceso directo al presbiterio y al altar del Señor de los Milagros.

Tomado de GALLO G, Alberto. Venid a Él. El Señor de los Milagros. Medellin, 2008.

 

  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 14
  • 15
  • 16
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • UNADJUSTEDNONRAW_thumb_2687
  • bootstrap slideshow
  • UNADJUSTEDNONRAW_thumb_2689
carousel jquery by WOWSlider.com v8.8


Scroll to Top