La réplica de La Piedad (Pietà) llegó a San Pedro por una promesa del Padre Leónidas Lopera, quien hizo el voto de regalar a su pueblo natal una imagen de la Virgen de los Dolores.

Pero el Padre Leónidas murió sin poder cumplir su promesa, y fue su sobrino, el Padre Leonardo Lopera Montaño el encargado de hacer realidad el sueño de su tío. Como tesoro de la Diócesis de Santa Rosa de Osos debió viajar a Roma a encargar el altar, el solio y el baldaquino para la catedral de Santa Rosa. Una vez en Italia, en el taller de Pietra Sacra, hizo elaborar la imagen de la Virgen en un solo bloque de mármol blanco.

Esta escultura es la más perfecta réplica de la obra de Miguel Angel, elaborada en los talleres de Pietra Sacra por el escultor Pietro Bibolotti Pelleti.

Durante su viaje de Roma a San Pedro (la escultura) estuvo expuesta en Londres y Nueva York. En la base de la imagen, y escrito en el mismo mármol se lee: «Donación del Presbítero Leónidas Lopera, 1949».

Monseñor Luis Carlos Jaramillo le dio todo su valor a la hermosa imagen y le asignó una capilla propia, donde hoy reposa.

Tomado del folleto que se publicó para conmemoras los 30 años del título de Basílica Menor. San Pedro de los Milagros, 2011.